Doctorado en Comunicaciones y Electrónica

Las comunicaciones y la electrónica son áreas del conocimiento que han venido a revolucionar en forma permanente nuestra forma de vida, apareciendo nuevos procesos de producción, nuevos productos, sistemas de protección de información comunicación, las cuales en la actualidad dan soporte a la competencia en los mercados abiertos.

En el pasado, la protección del mercado y/o la propiedad pública motivaron en México el crecimiento de muchas empresas, motivando también la  ineficiencia  y falta de atención a la innovación tecnológica; bajos costos en la mano de obra y el proteccionismo gubernamental fueron los factores principales de su éxito.  La industria no tenía necesidad de explotar tecnologías propias para competir; la producción de bienes comunes sólo requería de procesos de innovación, los cuales podían ser fácilmente adquiridos en el extranjero en forma de paquetes tecnológicos.  Los pocos laboratorios industriales existentes tenían como tarea principal la de adaptar procesos tecnológicos obtenidos del exterior a necesidades internas y a desarrollar innovaciones para aumentar la producción en respuesta a la evolución de la demanda.

A mediados de los años 90's se llega a la conclusión de que la computación y las telecomunicaciones son las ramas de la industria electrónica que han evolucionado mejor en México, aunque trabajan con tecnología del exterior, en tanto que la industria de componentes y fabricación de aparatos electrodomésticos ha prácticamente desaparecido.  Esta situación define a la industria electrónica mexicana como de baja tecnología y baja competitividad internacional, y consecuentemente, con casi nula actividad de investigación y desarrollo, casi con excepción de la que se realiza en universidades e institutos de investigación.

Los dramáticos cambios en la política económica realizados por los distintos gobiernos desde finales de los años 90s han estimulado a muchas compañías a exportar y consecuentemente han generado un nuevo interés en la tecnología.  No sólo las grandes compañías sino también algunas de tamaño medio sienten la necesidad de liberarse, al menos parcialmente, de la dependencia de licencias externas y tener una mayor autonomía tecnológica.  Así el número de laboratorios industriales está creciendo, y está generando una relación más frecuente entre universidades y establecimientos públicos de Investigación y Desarrollo.  Aunque la mayor parte de los proyectos de vinculación se relacionan mas con la formación de recursos humanos y el fortalecimiento de las capacidades de docencia e investigación de las universidades, que con el desarrollo y transferencia de tecnología para las empresas. 

Con la globalización de la economía, el asegurar competitividad sobre las bases del bajo costo de la mano de obra, sólo puede ser una estrategia a corto plazo de las empresas mexicanas.  La competencia internacional debe estimular la modernización tecnológica de la economía mexicana.  Esta modernización necesita de personal altamente calificado para lograr desarrollo tecnológico propio. 

Así debido al papel fundamental que juegan los recursos humanos de alto nivel para elevar la competitividad internacional de todo país, y en particular la de México, por medio de las telecomunicaciones, el control, la instrumentación electrónica, la fotónica, la seguridad y protección de información entre otras, resulta obvia la necesidad de formar investigadores de alta calidad relacionados con las comunicaciones y electrónica que contribuyan al desarrollo de la industria nacional.

Avisos

AdmisiónConvocatoria de ingreso

Próxima convocatoria: A publicarse